Lluís Masià escoge para realizar su obra “Refusés” un material impermeable al agua, que protege y puede salvar vidas, unas mantas isotérmicas de emergencia y supervivencia, hechos de plástico de aluminio, plateado, por un lado, que en contacto con el cuerpo evita la hipotermia, y por el otro lado de un dorado deslumbrante que evita el sobrecalentamiento

Oro parece, plata no es: un juego visual, textual y metafórico sobre los intereses políticos y económicos subyacentes bajo el rechazo más brutal hacia los extranjeros. La excusa perfecta para aplicar las políticas mundiales que los condenan al gueto o al campo de concentración, el exilio, a la diáspora, a la muerte y el olvido.

Hoy en día miles de seres humanos se amontonan en campos de refugiados dispersos por Europa. Simbolizan la abolición del pensamiento, de la crítica y la negación de los Derechos Humanos. El racismo, la xenofobia, el odio y los intereses económicos y geoestratégicos prevalecen frente a los Derechos Humanos, especialmente:
Núm. 3: Todo individuo tiene derecho a la vida, la libertad y la seguridad.
N
úm. 9: Nadie será detenido, desterrado ni tomado arbitrariamente.
Núm. 13: Toda persona tiene derecho a la libre circulación y a elegir libremente la residencia.

Se trata de hacer reflexionar al espectador sobre el drama social cercano de los refugiados, denunciando las injerencias políticas e intereses de la UE a estas crisis humanitarias, que condenan al refugiado al rechazo y a la miseria, destacando la complicidad de los medios de comunicación.

Comments are closed.

Créditos

 

Web: Part-Time Robot Studio
www.parttimerobot.com

Fotografía: Mercedes Herrán
www.mercedesherran.es

Coordinación: Isabel Mir

×